Mejor sentado… mejor viajado…

Muchas veces pasamos horas buscando buenos precios para nuestro viaje, consideramos alianzas para poder sumar millas o kilómetros, revisamos horarios y hasta proximidad del aeropuerto a la ciudad de destino.

Pero muchos viajeros desconocen que tienen la posibilidad de elegir el asiento dentro de la categoría que compraron.

Ya sea que compremos directamente con la aerolínea o a través de una agencia de viajes, el código de nuestra reserva nos permitirá verificar y/o modificar la ubicación dentro de la aeronave.

Bastará con ingresar en la página web de la aerolínea, cargar el código de la reserva y el apellido y seleccionar el asiento deseado.

Ahora bien… ¿cómo sabemos que el asiento 27J nos va a resultar mejor que el 16B o que el 32D?

El problema ya no se reduce solamente al clásico “¿pasillo o ventanilla?”, por eso debemos recurrir a herramientas casi indispensables.

A nuestro juicio la mejor de todas es Seatguru, en la cual sólo debemos ingresar la aerolínea, el número de vuelo y la fecha del viaje.

Si no conocemos el número de vuelo hay una opción donde podemos poner origen y destino y nos aparecen las opciones que elegiremos según el horario que volemos.

Seatguru

En ese momento nos aparece un mapa de la máquina que nos transportará a destino (en la imagen un bellísimo 787-8 de LAN)

LAN_Airlines_Boeing_787_Dreamliner Cada asiento tiene un color que significa la conveniencia o no de elegirlo, los comentarios y hasta fotos de los mismos.

En el mismo ejemplo acá pueden encontrar la descripción detallada.

Una vez verificados los que son de nuestra preferencia, chequearemos en la página de la aerolínea los asientos que están disponibles y cambiaremos los previamente asignados por los elegidos.

En general, y salvo que la tarifa comprada lo prohíba expresamente, el cambio puede hacerse desde el momento en que se obtiene el código de la reserva y el ok de la transacción.

Aclaración: esto NO reemplaza al chek in on line que recomendamos hacerlo apenas se abra la ventana de tiempo que nos permita realizarlo (generalmente 72 o 48 hs antes del vuelo).

Y no se olviden…. volar enriquece el alma… y si se vuela en un mejor asiento también enriquece el cuerpo…

Berlin, donde la historia se vive

Berlín es una de las pocas ciudades en el mundo donde caminar por sus calles implica vivir una parte importante de la historia reciente.

Estamos hablando de una gran capital, pero trataremos de armar una visita de tres días (que suele ser el tiempo que más o menos uno le dedica a las ciudades europeas importantes cuando está haciendo un tour por el viejo continente).

Es fundamental alojarnos en un hotel céntrico, y para eso nosotros recomendamos el NH Berlin Friedrichstrasse, ya que se encuentra en una situación privilegiada respecto de sitios de interés y medios de transporte.

Como es habitual, una forma práctica de conocer una gran ciudad es utilizar el sistema de Bus Turístico (Hop On – Hop Off) que nos permite subir y bajar cuantas veces querramos dentro del mismo día.

Adicionalmente se consigue un muy buen servicio con City-Sightseeing, donde les recomendamos contratar el recorrido Rojo (Centro histórico) y el Verde (Capital Este)

Si de gastar piernas se trata una caminata muy interesante puede abarcar:

– El Reichstag (Parlamento)

Berlin Reichstag

– La Puerta de Brademburgo

Berlin Brademburgo

– El Monumento a los Judíos Asesinados en Europa, la Topografía del Terror y Check Point Carlie (mítico paso fronterizo entre la zona americana y la soviética)

Berlin Monumento Judios

Párrafo aparte merece la Isla de los Museos. Allí se encuentra el Museo del Pérgamo (el más importante de Alemania y uno de los más visitados del mundo), donde veremos la imponente Puerta del Mercado de Mileto y la hermosísima fachada del Palacio del Mshata.

Berlin Pergamo

Otros sitios muy recomendables para visitar son el Museo Neues y la destacadísma Catedral de Berlín.

Berlin Catedral

A pocas cuadras, resulta imposible perdernos el AquaDom en el interior del Hotel Radisson Blue, este magnífico acuario circular con un ascensor en su interior nos permite vistas únicas.

Finalmente si caminamos un poco más hacia el este, ingresaremos en Alexanderplatz, quizás uno de los más lindos barrios de la zona central, custodiado por la Torre de Televisión con una confitería en su cúpula que nos permitirá hacer uso y abuso de nuestra cámara fotográfica.

Berlin Torre TV

Puede pensarse que todo en Berlín remonta a guerra y muerte, pero sin dudas es una ciudad que nos conmueve por la forma en que se ha reconvertido en centro cultural y artístico. Es ordenada, limpia y con mucho respeto por el turista.

A conocer Berlín y a viajar… porque enriquece el alma…

Washington DC, la ciudad donde conocer no cuesta un centavo

Washington es la capital de Estados Unidos y está ubicada 360 km al sur de Nueva York (que equivalen a unas 4.5hs de viaje en bus). La ciudad fue nombrada en honor a George Washington, primer presidente de USA, aunque su nombre oficial en realidad es Distrito de Columbia –de ahí que se la conozca simplemente como DC–.

La zona central de la ciudad tiene un diseño planificado, que nos permite sentirnos rápidamente ubicados, con avenidas anchas bordeadas por edificios magníficos. Se trata de una ciudad capital muy distinta a lo que solemos estar acostumbrados, con un montón de cosas para ver… y la mayoría de ellas son gratuitas!!

DC Center

Pero empecemos por el principio, cómo llegar. Sea que elijamos viajar en bus o tren, nuestro lugar de arribo será Union Station, desde donde tendremos fácil acceso al metro de DC. El sistema de subterráneos es realmente bastante especial, no sólo porque conecta las múltiples ciudades alrededor del Distrito sino también porque sus estaciones de techos abovedados están desprovistas de publicidad.

DC Union Station

La ciudad está repleta de edificios gubernamentales, museos y monumentos históricos, la mayor parte de ellos reunidos en el National Mall. El recorrido alrededor de la explanada se puede hacer en un solo día, siempre que estemos dispuestos a caminar mucho y a no detenernos demasiado en cada lugar.

DC National Mall

DC National Mall 2

Si tenemos algo más de tiempo, recomendamos dividir el paseo en dos días.

En el primero, empezaremos por el Monumento a Washington y caminaremos en dirección al río Potomac hasta llegar al Lincoln Memorial. El recorrido incluirá paradas obligadas en el Monumento a la Segunda Guerra Mundial, la Reflecting Pool, el Martin Luther King Memorial, el Monumento a los Veteranos de Corea y el Memorial a los Veteranos de Vietnam.

DC Monumento a Washington

DC Lincoln Memorial

DC Segunda Guerra

Terminaremos el paseo visitando los jardines de la Casa Blanca, teniendo la opción de conocer el Visitor Center del edificio; para los que no nos conformamos con la foto típica de la fachada, podemos solicitar –al menos con 1 o 2 meses de anticipación– un tour al interior de la residencia a nuestra Embajada en Washington DC.

DC White House

El segundo día lo iniciaremos en el Instituto Smithsonian, donde recomendamos visitar el Castillo. Hay que tener en cuenta que el lado este del National Mall se caracteriza por estar lleno de atracciones educacionales, y que resulta realmente imposible poder visitarlas todas. Por eso, lo ideal es seleccionar sólo uno o dos museos de la larga lista y dedicar un par de horas a recorrerlos. Los que resultan imperdibles son el Museo Nacional del Aire y el Espacio y el Museo Nacional de Historia Natural.

DC Instituto Smithsonian

Lo siguiente que haremos será completar nuestro recorrido, llegando al U. Grant Memorial y al Capitolio. Si queremos hacer un tour, deberemos solicitarlo con anticipación en el sitio oficial del Visitor Center. Un poco más allá, y todavía en los alrededores del Capitolio, encontraremos el edificio de la Corte Suprema de Estados Unidos y el alucinante edificio de la Biblioteca del Congreso.

Pero no todo en DC se resume al National Mall. A pocas cuadras del Capitolio y en las proximidades de la Casa Blanca, podremos conocer el edificio Hoover –sede del FBI– y el antiguo Correo de la ciudad –un castillo impresionante en medio de la ciudad, cuya torre alberga las campanas del Congreso y ofrece una vista panorámica única–. Esta zona, conocida como Federal Triangle, también está llena de bancos, restaurantes y reconocidas tiendas comerciales.

DC Correo

Un día adicional en la capital norteamericana nos permitirá conocer el Pentágono (la visita guiada recorre el anillo externo del edificio y el lugar donde ocurrió el atentado del 11-S) y el cementerio de Arlington, un santuario militar en donde las tumbas se alinean de manera perfecta y el silencio se percibe con cada uno de los sentidos.

DC Arlington

Antes de abandonar Washington, hay dos últimas paradas obligatorias que no podemos perdernos!! Dupont Circle y Embassy Row, zona en la que se concentran las embajadas y misiones diplomáticas de todos los países del mundo. Y el barrio de Georgetown, un distrito histórico y de moda, a orillas del río Potomac, con exclusivos restaurantes, boutiques y galerías de arte.

Probablemente DC sea una excursión segura y la visita más popular para aquellos que se alojen en NY durante varios días. Sin embargo, creemos que la ciudad merece ser vivida y recorrida como algo más que un tour de unas cuantas horas. Y es que a pesar de las muchas veces que hayamos podido ver las imágenes de todos estos lugares en series y películas, cuando podemos contemplarlos en directo realmente no defraudan!!

Porque siempre recuerden… viajar enriquece el alma

Pittsburgh, la ciudad de los mil puentes

Pittsburgh es una ciudad del estado de Pensilvania, ubicada a 600 km de Nueva York y a 400 km de las Cataratas del Niágara. Se la conoce como la “ciudad del acero”, por su larga historia como polo siderúrgico -hoy devenido en polo científico/tecnológico-, o como la “ciudad de los puentes”, por tener más de 400 puentes.

Su epicentro económico y cultural se desarrolla en el triángulo donde los ríos Allegheny y Monongahela se unen para dar origen al famoso río Ohio. Aquí se encuentran los edificios más altos y modernos de la zona, y las sedes de las empresas de primer nivel tales como Google, Intel, Apple, etc.

Pittsburgh PPG Place

Ese triángulo dorado (llamado así por el reflejo del sol en sus edificios) se puede recorrer en poco tiempo ya que no tiene más de diez cuadras por lado. Hay tiendas (se destaca Macy´s al 400 de la Fifth Ave), bancos y restaurantes de todo nivel. Si cruzamos el río Monongahela hacia el sur estaremos en Station Square, una vieja estación de ferrocarril devenida en un polo gastronómico y cultural.

Pittsburgh Landmarks Building

Allí se está emplazado el Sheraton Station Square (muy recomendable para alojarse) y el Hard Rock Café con una fuente de aguas audiorítmicas que invita a disfrutar el momento.

Pittsburgh Sheraton SS

Esta zona está al pie del Mount Washington al cual podemos subir por unos funiculares increíbles que tienen una inclinación de 30º, lo que los hace una atracción en sí mismos.

Pittsburgh Monongahela Incline

Desde la cima del monte tendremos unas vistas espectaculares de Pittsburgh y podremos recorrer el barrio restaurado con sus calles y veredas en pendiente.

Pittsburgh Mount Washington E

Pittsburgh Mount Washington W

Desde el Downtown, si cruzamos el río Allegheny hacia el noroeste, ingresaremos en la zona de los grandes estadios, el de los Pittsburgh Steelers (fútbol americano) y el de los Pittsburgh Pirates (béisbol). Para entradas, les recomendamos el sitio  Superboletería

Pittsburgh PNC Park

Pittburgh Heinz Stadium

También podemos ingresar al Museo de los Niños, un edificio de cuatro pisos donde la diversión, la ciencia y la ingeniería harán el deleite de los menores.

A pocas cuadras del Museo se encuentra el Aviario, el Parque Allegheny y Museo Andy Warhol (dedicado íntegramente a este gran artista nacido en esta ciudad)

Podríamos decir que casi nadie ve en Pittsburgh un centro turístico en sí mismo, pero muchos la visitan ya sea por negocios o como punto intermedio entre dos destinos alejados.

Sinceramente, creemos que ofrece mucho para el poco tiempo que generalmente se le dedica, y que no defraudará al que se hospede tres o cuatro noches, pudiendo aprovechar su vida nocturna y sobre todo la posibilidad de vivir la vida diaria como lo hace cualquier habitante de la zona.

Se encontrarán con una ciudad que se ha reconvertido en los últimos años, que es limpia y ordenada, y que ofrece muy buen trato al turista.

Como siempre decimos… viajar enriquece el alma.

New York, first visit (III/III)

En esta última parte concluiremos con nuestra visita de seis días a la Gran Manzana.

Las entradas anteriores están aquí: Días 1 y 2 y Días 3 y 4

Día 5: High Line, Chelsea y Soho

Saliendo del hotel en el que estemos hospedados, partiremos rumbo a la 34 th Street y 12 th Avenue.

Esta es la rampa de acceso norte de unas viejas vías de tren elevadas que, con mucho esfuerzo, dedicación y buen gusto, terminaron siendo un paseo hermoso desde el cual se puede apreciar la Gran Ciudad en todo su esplendor.

Son algo más de 2 km pero el paisaje va mutando tanto que realmente se hace muy agradable la caminata.

Hay varios accesos, algunos de los cuales disponen de ascensor para personas con movilidad reducida, tal cual podemos apreciar en el link oficial del High Line

La salida sur se encuentra en Gansevoort y Washington Street (para que se ubiquen, es prácticamente en la intersección de 12 th Street y 9 th Avenue)

Nos tocará caminar unas cuatro cuadras hacia el norte para encontrarnos con el ChelseaMarket

Este es un must que debemos conocer. Todos, absolutamente todos los sabores que se imaginen, las comidas que siempre quisieron probar, las bebidas que alguna vez escucharon nombrar, todo, todo, todo está en esta antigua fábrica de galletitas reciclada como sólo los newyorkinos saben hacer. Por donde se lo mire es una maravilla.

Después de tamaño tour gastronómico iremos hacia el sudeste en dirección a Soho, donde veremos hermosas galerías de arte, tiendas vanguardistas de moda y exclusivos restaurantes.

Si las piernas aún responden, o si los genes europeos así lo exigen, podemos hacer unas cuadras más hacia Little Italy.

Obviamente volveremos a la zona de nuestro hotel en el Subterráneo.

Día 6: Recorrido final.

Este no es sólo el último día de nuestra visita sino que es el momento de prometernos una pronta vuelta a esta hermosa ciudad.

Para ello empezaremos y concluiremos el día en uno de los íconos de Nueva York, el Empire State Building.

Empire State

Es altamente recomendable sacar el ticket que nos permite subir a primera hora del día y a última hora de la noche. Otra opción es sacar el ticket un par de horas antes del anochecer y quedarse a ver cómo la ciudad va mutando con sus infinitas luces.

Empire State North

Empire State South

Hay dos plataformas, la más visitada es la del piso 86 y la otra (por la cual hay que abonar un precio mayor) es la del piso 102.  Desde ambas las vistas son extraordinarias, por lo cual la recomendación es que no vale la pena pagar el diferencial. Aquí se pueden comprar los tickets

Durante el día recorreremos el Madison Square Park, la calle Broadway y el Bryant Park, haremos las compras de último momento y disfrutaremos de un día en pleno centro comercial de Manhattan.

Encontraremos la tienda de chocolates M&M, el Disney Store, la juguetería Toys “R” Us, GAP, Levi´s, Aeropostale, MAC, Forever 21 y cuanto negocio imaginemos.

Ave NY

Times Square Day

Si preferimos una tarde más serena, volver a despedirnos del Central Park también es una excelente opción.

Por la noche subir al Empire State y guardar para siempre esa imagen única e irrepetible.

Empire State Night

En la lista de pendientes quedaron muchísimos lugares y vivencias, pero eso es lo increíble de Nueva York, siempre hay motivos para volver.

Times Square Night

Ojalá lo hayan disfrutado tanto como nosotros, y no se olviden, viajar enriquece el alma.

New York, first visit (II/III)

Esta es la segunda parte de mi recomendación para visitar la Gran Manzana en seis días en época veraniega.

La primer parte la podrán encontrar en este sitio: New York, first visit (I/III)

Recordemos que en los primeros dos días disfrutamos de la parte sur de la Isla de Manhattan, cruzamos a Brooklyn, recorrimos los grandes edificios públicos, vimos una obra de teatro, visitamos museos y conocimos la ciudad que nunca duerme en el tour nocturno.

Sigamos pues aprovechando nuestra visita al Ombligo del Mundo.

Día 3: Central Park y compras

Desde nuestro hotel nos dirigiremos a Columbus Circle que, además de ser la esquina suroeste del Central Park, es también un lugar digno de visitarse porque allí encontraremos la estatua de Cristóbal Colón, un Museo y un Centro Comercial. Las torres emblemáticas de la zona son el edificio Time Warner -con el maravilloso mercado de alimentos frescos Whole Foods- y la Donald Trump Tower.

Lo ideal es alquilar una bicicleta (hay varios puestos pero los mejores precios se consiguen en la web de Central Park Bicycle Shop.

Central Park

Hay tantos recorridos como ganas y tiempo, pero sin dudas los lugares emblemáticos que no podemos obviar son:

– El Dakota Building, donde vivía John Lennon, junto con el monumento a su memoria en el Strawberry Fields.

Imagine

– El Belvedere Castle, un castillo en miniatura que nos ofrece vistas increíbles desde su terraza.

Belvedere

– Las numerosas fuentes, monumentos o esculturas son una atracción en sí mismas y allí encontraremos emblemas como Alice in WonderlandHans Christian AndersenWilliam Shakespeare o la Bethesda Fountain que harán la delicia de los fotógrafos y nos recordarán más de una película.

– El Zoo de NY que bien vale una visita por más corta que sea!! Es cierto, no estarán Alex, Marty, Gloria y Melman de la peli Madagascar, pero poder observar los animales con los rascacielos de fondo es sinceramente indescriptible.

Zoo NY

Aprovechando que el Zoo está sobre el lado este del Central Park, comenzaremos el recorrido por una de las avenidas más conocidas del planeta; la maravillosa, elegante y fastuosa 5th Avenue.

El famoso cubo de cristal de Apple será el punto de partida para conocer las más exclusivas tiendas, llegando al culmen en la intersección con la 57th street, donde disfrutaremos de las vidrieras de Tiffany & Co, Louis Vuitton, Bergdorf Goodman y Bulgari. Sin dudas esta es la esquina más cara del planeta!!! También hay tiendas “normales” con buenos precios, así que a no desanimarse.

En pocas cuadras estaremos en la Catedral de San Patricio y en el Rockefeller Center, considerando que subir hasta su mirador es uno de los must de nuestra visita a Nueva York. Llegar hasta su piso 70 nos permite una vista privilegiada del Central Park hacia el norte y del Empire State hacia el sur. Los tickets se pueden sacar acá.

Rockefeller Central ParkRockefeller ES

Si las piernas aún responden caminaremos hasta la 34th st y la 7th ave y llegaremos a Macy´s que es la meca de las tiendas. Nueve pisos harán la delicia de cualquier comprador, sea compulsivo o no.  La recomendación es seleccionar según nuestros gustos o necesidades y para eso nada mejor que planear visitando su web.Según la época del año está abierta hasta 21:30 hs, así que es una excelente forma de terminar el día.

Día 4: Harlem

Recorrer la zona norte de la isla de Manhattan es casi innegociable. Alejado del ruido, de las corridas, de los rascacielos, podríamos decir que vamos a visitar la otra cara de la moneda de la Gran Manzana.

Ya no se trata de la zona peligrosa que veíamos hace décadas, pero aun así debemos considerar las distancias a efectos de aprovechar al máximo nuestro día.

Aquí tenemos dos alternativas: o manejarnos por nuestra cuenta utilizando el eficiente sistema de transporte público o contratar un servicio de guía.

Cualquiera sea nuestra opción debemos asegurarnos de conocer la Iglesia de San Juan el Divino, el Teatro Apollo, en caso de ser día domingo ir a alguna Misa Gospel (las más visitadas son Greater Refuge Temple y Abyssinian Baptist Church), recorrer esas callecitas con las típicas casas antiguas y sus escaleras con barandas y visitar el reconocido Malcolm Shabazz Harlem Market en la calle 116 Por la tarde lo mejor será caminar por Times Square hasta que el sol nos obligue a entrar a Hard Rock Café y disfrutar de sus increíbles smoked bbq ribs…

St Juan Divino

Harlem

Hard Rock NY

Aprovechen el descanso nocturno. En la siguiente entrada, llegaremos al final de nuestro primer paseo por NY.

Y no se olviden… Viajar enriquece el alma

New York, New York… o el ombligo del mundo…

En cualquier ranking que encontremos de las principales ciudades del mundo, sin duda la Gran Manzana está en el podio, o al menos en el Top 10.
Despegado completamente de prejuicios o preconceptos, cualquiera puede hacerse una idea de lo mucho que conoce NY aún sin haber estado ahí, pelis, series, dibujitos, y hasta videojuegos nos muestran constantemente las insignias edilicias de este verdadero ombligo del mundo.
Es cierto, toda idea que uno pueda hacerse crece “hasta el infinito y más allá” (Buzz dixit) cuando uno apoya los piecitos en pleno Times Square.
Pero no vayamos tan rápido… primero hay que llegar, y para eso el JFK es en general el aeropuerto de entrada, pero no el único. Depende qué aerolínea tomen pueden arribar a La Guardia (generalmente mayor cantidad de vuelos domésticos) o a Newark (más alejado) Desde allí muchas alternativas de transporte según lo que uno quiera gastar… el metro, el autobús, el shuttle, el taxi amarillo (mi preferido), las vans negras (mas caras) o las limusinas… en este tema como en todos los demás Nueva York es así, ofrece más de lo que uno imagina.. eso sí… te lo cobra.. business are business… En lo que respecta a zonas de alojamiento mi preferida es Times Square, si NY nunca duerme no cuesta imaginar lo que es esta zona… hermosa por donde se la mire las 24 hs. Zonas más tranquilas y también muy recomendables son Central Park o cerca del Empire State. El Soho viene sumando puntos, lo mismo que Brooklyn… mucho más tranquilo y a tan solo 15/20 min en Metro de TS Para el próximo post arrancamos con lo que se debe conocer en una primer visita. Como adelanto van algunas fotos:
Biblioteca:
Empire State:
La Señora Libertad:
El MET:
Nos leemos en la segunda parte.
Y no se olviden… Viajar enriquece el alma.

New York, first visit (I/III)

Armar un primer viaje a la Gran Manzana puede ser un desafío importante. Estamos hablando de una ciudad donde hay tanto para hacer que siempre los días que podamos dedicarle son pocos.

Acá es donde una buena planificación nos va a ayudar a sacarle provecho a cada noche de hotel que paguemos (que de por sí no son económicos comparado con otras ciudades del mundo).

Este post está armado en base a seis días netos en época no invernal (de mayo a octubre) para aprovechar la mayor cantidad de horas de luz natural.

Día 1: Lady Liberty, Brooklyn & Broadway

Temprano por la mañana tomaremos el Ferry gratuito que va a Staten Island, pasaremos muy cerca de la Estatua de la Libertad (el que quiera visitar la base o subir a la corona deberá abonar una excursión aparte, totalmente recomendada por cierto) y volveremos en el inmediato siguiente.

Skyline desde FerryLady Liberty desde Ferry

De allí una breve pasada por Wall Street (importante que sea día de semana para ver su vorágine) y la infaltable foto con el Toro de bronce (donde tocar sus bolas augura prosperidad y fortuna); seguimos a la Iglesia la Trinidad y a la de St Paul con sus recuerdos del atentado.

El OneWorldObservatory ofrecerá una vista incomparable, con lo cual es un ineludible.

Cruzaremos la parte sur de la isla, alquilaremos una bici en la zona del City Hall, recorreremos el bellísimo Brookyn Bridge y disfrutaremos de la zona de Dumbo (sacando miles de fotos del skyline). La pedaleada seguirá por la Atlantic Ave y por la Flatbush Ave para disfrutar de las casas tradicionales y de una tranquilidad inimaginable estando a sólo 10 minutos del centro del universo. El que quiera probar LA pizza newyorquina tendrá que hacer una larga cola en Grimaldi´s (vale la pena).

Brooklyn BridgeSkyline Dumbo

Una vez regresados a Manhattan nos tocará recorrer la Public Library, conocer la Grand Central Terminal (en el subsuelo hay un mercado con una variedad infinita de productos increíbles) y sacarle fotos al Chrysler Building (no hay acceso al mirador).

Grand Central Terminal

Como broche de oro para este gran primer día, la recomendación es asistir a alguna obra de teatro en Broadway. Las top son Rey León, Mamma Mia, Chicago, Los Miserables y el Fantasma de la Opera, pero hay más de 500 obras simultáneas en la zona. Es una experiencia artística de elevada calidad que merece ser vivida.

Día 2: Museos y NY Night Tour

Los tres grandes museos son:

Metropolitan Museum of Art (MET): Es uno de los tres más importantes del mundo en su género, tiene obras de todas las civilizaciones antiguas y de los grandes artistas clásicos. Insume no menos de 3 / 4 horas y el ingreso es a voluntad (aunque se sugiere U$S 20 por adulto). Las vistas que se obtienen del Central Park desde su terraza son hermosísimas.

Autorretrato IMG_7106

Museo de Historia Natural: Se destaca no tanto por la cantidad y variedad de muestras (que de por sí es enorme) sino por la calidad de sus ambientaciones y la pedagogía en las explicaciones. Una rápida visita de 2 horas justificará la entrada.

Cs Nat NY Copia de IMG_6120

Museum of Modern Art (MOMA): Piezas de artistas modernos, vanguardistas, algunos casi excéntricos. No todos sus visitantes logran justificar la visita, pero vale la pena intentarlo. Los viernes de 16 a 20 hs la entrada es gratuita… lo que no es gratuito es el tiempo que se pierde haciendo una cola de más de dos cuadras para entrar.

Hacer los tres en un día es IM PO SI BLE, así que la recomendación es elegir sólo dos y el tercero (Cs Naturales) dejarlo para el día en que se visite el Central Park.

Para la noche la idea es contratar un tour nocturno que incluya un recorrido por Manhattan y en lo posible alguna navegación. En este punto hay mucha oferta y hay quienes prefieren el Bus Turístico Nocturno que cruza a Brooklyn y hay otros que cambian este destino por la navegación en el ferry gratuito para ver el skyline iluminado desde Staten Island.

En ambos casos la imagen de la Big Apple nocturna no se borrará nunca de sus retinas.

Skyline Night

Continuará en la próxima entrada.