Los 10 imperdibles de Montreal

¿Viajas a Montreal? ¿No te querés perder ninguno de los lugares tradicionales y de visita obligatoria para los turistas, pero no sabés cuáles son? En este top 10 te contamos qué hacer y qué ver en la ciudad, a la manera de @asistentviajero.

  1. Vieux Montreal: el barrio viejo es el casco histórico de la ciudad y se sitúa a pocas cuadras del puerto. Lo ideal es dedicarle toda una mañana al recorrido y, si es posible, elegir un día hábil para hacerlo, para vivir el ir y venir normal de los residentes (mismo consejo que cuando se visita la zona de Wall Street, en Nueva York). No hay un único camino por hacer, así que lo mejor es anotar algunas de las paradas que conviene no perderse: el Palais des Congrès, el Centre de Commerce Mondial, el Centre dˈHistoire y la Place dˈYouville, el museo Pointe-à-Callière y la Place Royale, la calle Saint-Paul O (la más antigua de Montreal), la Place dˈArmes y la basílica Notre-Dame, el Palacio de Justicia y el Ayuntamiento (Hôtel de Ville, en francés), el Château Ramezay, la Place Jacques-Cartier, el mercado Bonsecours, la capilla Notre-Dame-de-Bon-Secours, la zona del puerto y la Torre del Reloj.

Vieux Montreal 1

Vieux Montreal 2

 

  1. Basílica Notre-Dame: se trata de la primera iglesia de estilo neogótico de todo Canadá. En el exterior se destacan dos torres idénticas de 69 metros de altura (la Perseverancia y la Templanza). En el interior abundan los colores azules y dorado; la decoración está inspirada en la Sainte Chapelle de Paris y se conforma por un mobiliario refinado y un sinfín de obras de arte religiosas. Imperdibles los vitrales, realizados en Francia, que representan escenas de la vida religiosa y social de Ville Marie (antigua ciudad de Montreal).

Notre-Dame 1

Notre-Dame 2

 

  1. Mont-Royal y Plateau Mont-Royal: el parque Mont-Royal es uno de los sitios emblemáticos de Montreal y es el equivalente al Central Park en Nueva York, por lo que es un excelente lugar para hacer deportes, andar en bicicleta y/o organizar un picnic. Dos buenas “atracciones” dentro del parque son el Chalet du Mont-Royal, uno de los puntos más altos de la montaña que ofrece inmejorables vistas del centro de la ciudad y el río San Lorenzo, y la Croix du Mont-Royal, una gran cruz de hierro de 30 metros de altura y que es visible a 80 kilómetros de distancia. Plateau Mont-Royal es un barrio sumamente encantador de la ciudad, de calles tranquilas y arquitectura europea, célebre por sus restaurantes, cafés y parques, famoso por sus casas multicolores y que se caracteriza por la multiculturalidad de sus habitantes.

Mont-Royal

Plateau Mont-Royal

 

  1. Oratorio Saint-Joseph: se trata de uno de los monumentos religiososmás emblemáticos de Montreal y resulta imponente porque está construido sobre la ladera del Mont Royal, de modo que ofrece unas vistas alucinantes de la ciudad. En el exterior, su gran cúpula deja boquiabiertos a todos los turistas que visitan la basílica, aunque su interior también es realmente espectacular (mucho más sencillo y despojado que la basílica de Notre-Dame y la basílica Marie-Reine-du-Monde). El lugar posee un par de terrazas muy extensas, ideales para tomar buenas fotos. Vale la pena subir las largas escaleras, pero también hay un shuttle para los que teman no llegar!!

Oratoire Saint-Joseph

 

  1. Biosphère: la Biósfera es un domo geodésico que alberga al único museo en América del Norte dedicado al medio ambiente. Su estructura reproduce el 75% de una esfera, convirtiéndolo en la edificación de este tipo más importante en el mundo. Este museo busca concientizar a los visitantes sobre la necesidad de conservar el medio ambiente. A través de animaciones, imágenes y recursos científicos, se exploran temas como el aire, el agua, la biodiversidad, el cambio climático y el desarrollo sostenible. Por su concepto educativo, este museo está especialmente recomendado para quienes visiten la ciudad con niños.

Biosphere

 

  1. Parque Olímpico: sede de los Juegos Olímpicos de 1976, actualmente en este lugar se celebran conciertos y partidos de béisbol del equipo local. La Torre Olímpica es el monumento emblema de la ciudad y es el edificio inclinado más alto del mundo, con 165metros de altura y un ángulo de inclinación de 45 grados. La torre tiene un funicular (único en el mundo en funcionar sobre una estructura curvada) con paredes de vidrio para subir hasta su parte más alta, con capacidad para 76 pasajeros y un recorrido que tarda 2 minutos.

Parque Olímpico

 

  1. Marché Jean-Talon: este gran mercado de frutas, verduras y plantas se ubica en la zona de Little Italy (se llega a través de la línea naranja del metro, bajando en la estación Jean-Talon, y caminando unas 3 cuadras). En el complejo también es posible encontrar carnicerías, pescaderías, venta de lácteos y varios locales de comida para hacer un break reparador. La calidad de los productos es sublime. Es una buena opción para quienes se hospedan en departamentos u hoteles con algunas comodidades de cocina, y también para los amantes del turismo “alternativo”.

Marché Jean-Talon

 

  1. Rue Sainte-Catherine: desde hace más de 100 años, es la arteria comercial más famosa de Montreal. Es el hogar de los grandes almacenes de la ciudad, tiendas de todo tipo y centros comerciales, la mayoría de los cuales están conectados al RESÓ. Nueve estaciones de metro se sitúan sobre esta calle y permiten descubrir la apariencia de los distintos barrios por los que pasa. Las tiendas comerciales, los restaurantes y las estaciones de metro la vuelven un lugar ideal cerca del cual conviene buscar alojamiento.

 

  1. RESÓ: similar el PATH de Toronto, el RESÓ no es ni más ni menos que una red de túneles subterráneos que comunican distintas estaciones de metro con lugares importantes de la ciudad, como edificios de oficinas y hoteles. Tiene una extensión de más de 32km y, en la actualidad, sus corredores enlazan 10 estaciones de metro, dos terminales de autobuses, 1.200 oficinas, alrededor de 2.000 tiendas comerciales, 200 restaurantes, 40 cines y lugares de ocio y entretenimiento, 7 hoteles, la Universidad de Quebec en Montreal y el campus de la Universidad de Montreal, el Parque Olímpico, la Plaza de las Artes y 3 salas de exposiciones.

 

  1. Basílica Saint Patrick y Basílica Catedral Marie-Reine-du-Monde: son dos de las cuatro basílicas emblemáticas de la ciudad. La primera se destaca por su sencilla pero preciosa decoración: el interior está ornamentado con motivos que combinan la flor de lis de Francia con los tréboles de Irlanda, en el que sobresalen 25 columnas talladas en madera de roble blanco con mármol. La segunda es la sede de la arquidiócesis local y sorprende por su tamaño imponente: su impresionante arquitectura es de estilo neorenacentista y a primera vista “llama la atención” porque es una copia de la Basílica de San Pedro, en Roma.

Marie-Reine-du-monde

 

Bonus track 1: ¿Cómo moverse en Montreal?

La opción del metro se muestra como la más oportuna para los turistas porque el tendido subterráneo es amplio y nos permite llegar a casi cualquier sitio o punto importante de la ciudad.

La red del metro cuenta con 68 estaciones y 4 líneas (1, 2, 3 y 5) que se identifican popularmente por su color (verde, naranja, amarillo y azul). La línea naranja tiene combinación con las 3 líneas restantes (a veces, en más de una oportunidad), por lo que resulta de mucha comodidad elegir el hospedaje en cercanías de alguna estación anaranjada.

Los tickets son válidos tanto para la red de metro como para los buses: el ticket “individual” tiene una duración de 120 minutos, lo que permite combinar el metro y alguna línea de bus sin tener que pagar un nuevo boleto. El ticket de 3 días y el ticket mensual incluyen, sin cargo adicional, la posibilidad de usar el servicio de la línea 747 (siempre, por supuesto, que el abono de metro esté vigente y dentro de los límites de días/horarios), el que hace el trayecto entre la estación Berri-UQAM y el aeropuerto Trudeau.

 

Bonus track 2: ¿Dónde se puede comer en Montreal?

Como toda gran ciudad, Montreal ofrece un sinfín de lugares y opciones gastronómicas a la hora de elegir dónde sentarnos a comer.

¿Sugerencias cuando llega el momento de ordenar? Probar el poutine, un plato típico de la gastronomía de Quebec (bastante calórico, vale aclarar), que se elabora con papas fritas, queso en grano/trozos fresco (suele ser cheddar) y salsa caliente de carne o de queso.

 

Porque viajar enriquece el alma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s